Esta web usa cookies operativas propias con pura finalidad funcional y cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer tus hábitos de navegación para darte mejores servicios de información.
Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información aquí.
aceptar

Cocido

Hay multitud de formas de presentarlo, decorarlo  y cocinarlo, según la zona geográfica. Desde aquí os recomendamos que hagáis el que hagáis le pongáis mucha verdura y que luego aprovechéis los restos para hacer otras comidas. Se puede hacer más o menos denso según la época del año en que se cocine. Nosotros recomendamos hacerlo sin mucha grasa pero aquí compartimos el tradicional.

Ponemos en la olla express la carne y los huesos y después los cubrimos con abundante agua para después poner la olla a calentar. Una vez que el agua comience a hervir bajamos un poco la intensidad del fuego, para evitar que el agua se nos salga de la olla, y con una espumadera vamos quitando la espuma que va quedando arriba del agua, formando una capa. Mientras tanto vamos a echar los garbanzos metidos en una red de cocina, o bien sin malla, no es obligatorio. Entonces ponemos la tapa a la olla y dejamos que hierva durante unos 15 minutos, tiempo tras el cual los garbanzos deben quedar tiernos, aunque no del todo, más o menos dependiendo del tipo de garbanzos que empleemos. 

Después sacamos los huesos de la olla y agregamos el repollo, el cual habremos lavado, quitado el tronco y las hojas exteriores, mejor cortado en dos partes o bien sin cortar si es de tamaño pequeño. Echamos también la parte blanca del puerro, lavado previamente, y las patatas y las zanahorias peladas y troceadas, si son grandes. Si es necesario echamos más agua, de forma que cubra bien los ingredientes, y volvemos a cerrar la olla y a dejar que se cocine durante 15 minutos, abriendo después con cuidado, asegurándonos que ha soltado todo el vapor. Mientras tanto ponemos una olla más chica con agua, y en la misma cocemos el chorizo y la morcilla, a los que hacemos unos pinchazos para ambos se desgrasen bien.

Al finalizar, comprobamos que los garbanzos ya están bien tiernos, por si hubiera que dejarlos un poco más, pero ya sin cerrar la olla. Sacamos caldo para servirlo como primer plato, y lo colamos para filtrar los posibles trozos de hueso y demás que pudiera tener. Corregimos el puno de sal antes de separar el caldo si fuese necesario. Este caldo lo echamos en otra olla para calentarlo más adelante y agregarle los fideos. El chorizo y la morcilla, ya deben estar listos, así que los escurrimos y los echamos a la olla, y acabamos de cocinar todos los ingredientes si fuera necesario. 

Según la tradición, el cocido se debe servir en tres vuelcos. El primero el de la sopa, para calentar el estómago y abrir hueco, el segundo el de las verduras y garbanzos, y por último el de las carnes.